domingo, 12 de diciembre de 2010

Las yeguas de Glauco

"Glauco, hijo de Sísifo y de Mérope, y padre de Belerofonte, vivía en Potnias, cerca de Tebas, donde, menospreciando el poder de Afrodita, no permitió que sus yeguas criasen. Esperaba que de este modo se volverían más fogosas que los demás concursantes de las carreras de carros, que constituían su principal interés. Pero Afrodita estaba irritada y se quejó ante Zeus de que había llegado incluso a alimentar a las yeguas con carne humana. Zeus le dio permiso para que tomara las medidas que quisiera contra Glauco, y entonces la diosa llevó de noche a las yeguas a beber agua de un pozo, dende crecía una hierba llamada hipomane. Hizo esto justo antes de que Jasón celebrara los juegos fúnebres en honor a Pelias en la Playa de Yolco; y en cuanto Glauco hubo enganchado sus yeguas a la cuadriga, éstas se desbocaron, tumbaron el carro, lo arrastraron por el suelo, enredado en las riendas, de punta apunta del estadio, y luego se lo comieron vivo.

  El espiritu de Glauco, llamado Taraxipo o Excitacaballos, empezó entonces a vagar por el Istmo de Corinto, donde su padre Sísifo le había enseñado por primera vez el arte del auriga, y se deleitaba asustando a los caballos en los juegos Ístmicos, causando así muchas muertes."

Fragmento extraido del libro "Los mitos Griegos" de Robert Graves.

4 comentarios:

Ricky dijo...

Me encanta este libro y este autor^^.

Aunque hay algunas explicaciones que son muy cortas .

Anónimo dijo...

Excelente libro Ricardo...
¿Has leido Yo Claudio?
Te propongo un reto;
averiguar el origen de la palabra sibarita...
Te doy una pista; tiene que ver con Sybaris y con los pétalos de rosa.
Un cordial saludo
Miguel Ángel
(El profe de Geografía)

Ricky dijo...

No lo he leido, pero me lo apunto en mi lista de libros por leer.
mmm... Interesante reto^^. (Lo acepto).

Gracias^^.

Ricky dijo...

Sybaris, (del griego Σύβαρις).

Ciudad antigua de la Magana Grecia (Territorio ocupado por las colonias griegas en el sur de Italia y en Sicilia), en la costa occidental del golfo de Tarento.

Debido a la riqueza de este pueblo, su gentilicio "Sibarita" se convirtió en el sinónimo de placer y lujo.

El referente de los pétalos de rosa:
Una historia acerca de un hombre de Síbaris que tenía un lecho cubierto de pétalos de rosa, pero insistia en que era incómodo porque uno de los pétalos estaba arrugado y no podía descansar.