domingo, 25 de mayo de 2008

Circo


El circo romano es una de las instalaciones lúdicas más importantes de las ciudades romanas. Junto con el teatro y el anfiteatro forma la trilogía de navales para la cual se llenaba el circo con agua (hay restos de estas conducciones en el circo romano de Calahorra).
El Circo Romano es un recinto alargado, es la instalación más grande de las destinadas a divertir al pueblo, con remates circulares en los extremos. La arena, muy alargada, estaba partida en dos por la spina formando dos calles por donde corrían las cuádrigas. Estaba destinado a las carreras y a representaciones que conmemoraban los acontecimientos del Imperio, algunas de ellas eran batallas y los caballos. En esta espina se solían colocar columnas y estatuas así como obeliscos conmemorativos. Los contadores de vueltas solían ser huevos de piedra o estatuillas de delfines.
Está inspirado en los hipódromos y estadios griegos pero son de medidas mucho mayores que estos.


El Circo Máximo

El Circo Máximo de Roma se construyó en el periodo Imperial y fue remodelado por varios emperadores. Estuvo en funcionamiento hasta la toma de la ciudad por lo bárbaros. Una vez abandonado el edificio fue utilizado como cantera (tal como sucedió con muchas de las edificaciones tanto en Rom
a como en otros lugares) pero aún se puede observar su grandiosidad en la actualidad. En la espina tenía dos obeliscos, que hoy se encuentran uno en la Plaza del Pópolo y el otro en San Juan de Letrán.

Circo romano de Mérida

Con sus más de 400 m de longitud y 3000 m de anchura era el mayor de los edificios de espectáculos de la ciudad y, junto con el anfiteatro, era el que gozaba de los favores de un público más dado a emociones fuertes que a cultas obras teatrales. Debido a sus grandes dimensiones se encontraba fuera del recinto amurallado, al lado de las calzada que unía Emerita con Corduba (Córdoba) y Tolletum (Toledo). En la actualidad existe un centro de interpretación junto al monumento y éste es totalmente visitable.
Tenía un aforo de unos 30.000 espectadores distribuidos en un graderío con la ya clásica división en cáveas marcada por las diferentes procedencias sociales de sus ocupantes.
La fecha de su construcción data de principios del siglo I dC. Posiblemente durante la época de Tiberio. El recinto posee una arena central donde se efectuaban las competiciones. En medio de ésta se encuentra una valla central llamada spina de una longitud de 223 m y una anchura de 8,5 m y decorada con monolitos y otros motivos.
Uno de los espectáculos favoritos eran las carreras de bigas (dos caballos) y cuádrigas (cuatro caballos). Los conductores de los carros llamados aurigas eran personajes muy populares siendo muchos de ellos inmortalizados en pinturas y mosaicos.

Circo romano de Tarraco

Construido a finales del siglo I seguramente en tiempos del empredor Domiciano se mantuvo activo haste el siglo V. En la actualidad es vistable en difrentes partes ya que ha quedado inmerso en la estructura urbana de Tarragona.

Circo romano de Calahorra

El circo romano de Calahorra esta "fosilizado" en el Paseo del Mercadal. Al final del mismo se encuentran algunos restos, pocos, de lo que fue el circo; un muro romano de mampostería y un canalillo de desagüe. Cerca, en los jardines de Era Alta encontramos un resto de conducción de agua del circo.

Circo romano de Toledo

Construido en el siglo I tenía una capacidad de unos 13.000 espectadores. Se dejó de utilizar cuando se perdió la ciudad. En el periodo Islámico y mudéjar se utilizó como necrópolis (entre los siglos IX y XV). En la actualidad hay espacios bien conservados que nos permiten tener una idea de sus características originales.
Fente : Wikipedia