sábado, 31 de mayo de 2008

El mito olímpico de la creación

En el principio de todas las cosas la madre Tierra surgió del Caos y dio a luz a su hijo Urano mientras dormía. Contemplándola tiernamente desde las montañas, él dejó caer sobre ella una fértil lluvia que penetró en sus hendiduras secretas, y le hizo producir hierba, flores y árboles, con las bestias y las aves propias para cada planta. Esta misa lluvia hizo fluir los ríos y así se crearon los lagos y los mares.
Sus primeros hijos de forma semihumana fueron los gigantes de cien manos llamados Briareo, Giges y Coto. Después aparecieron los tres cíclopes salvajes de un solo ojo, constructores de gigantescos muros y maestros herreros, con cuyos hijos se encontró Ulises en Sicilia. Se llamaban Brontes, Estéropes y Arges, y sus espíritus han habitado el volcán Etna desde que Apolo los mató en venganza por la muerte de Asclepio.

2 comentarios:

Pilar dijo...

Muy interesante este blog. Con mucha información y buenos detalles.

Ricky dijo...

Muchas gracias, espero poder cumplir mi objetivo, o al menos parte de él, "que los alumnos y las personas interesadas en este tema, encuentren toda la imformación posible aquí. Un abrazo