jueves, 17 de enero de 2008

El Hades y los Castigos

Los griegos creían que cuando una persona moría su alma se dirigía a las profundidades subterráneas, el dominio de la oscuridad donde Hades y Perséfone tenían su reino. En él (llamado también simplemente el Hades en honor al dios) los muertos debían ser juzgados por tres jueces: Radamantis, Minos y Aicos, y en el caso de que hubieran llevado una vida indigna podían ser condenados al castigo eterno. Los primeros griegos situaban el mundo de los infiernos más allá del océano que envolvía al mundo, aunque más tarde se le asignó el espacio que hay bajo la tierra. Era un mundo aparte, con sus propias montañas, cavernas, sus cinco ríos y dos regiones, llamadas Erebo y Tártaro, donde las almas eran castigadas, además de los campos Elíseos, el hogar de las almas sin mácula.

Hécate: La diosa Hécate, adivina y patrona de los magos y las brujas, habitaba en el Hades, donde presidía diversos actos y algunas ceremonias. Solía salir a la superficie acompañada de sus perros y tomaba formas diferentes, como de un lobo, una yegua o una mujer con tres cuerpos y tres cabezas. A menudo presidía los cruces de caminos, donde se levantaban estatuas en su honor.

Caronte: Los muertos debían atravesar los ríos Aqueronte o Estigia para acceder al reino de los infiernos en la barca que conducía Caronte. Éste, un anciano iracundo, exigía de todo aquel que quisiera cruzar el río una moneda, de ahí que los griegos coloquen una en la boca de los recién fallecidos.

Estigia y otros ríos: El mundo de los infiernos contenía cinco ríos. El Aquelonte era un río casi estancado, con márgenes fangosos y cubiertos de cañaverales, mientras que el Piriflegetonte estaba envuelto en llamas. En el Cócito (el río de los lamentos) se quedaban aquellos que no habían sido enterrados, donde permanecerían durante cien años. Estigia, el río más extenso, recorría el Hades nueve veces. Finalmente, el Leto era el río de cuyas aguas bebían los muertos para olvidar el pasado.

Campos Elíseos: Los antiguaos griegos creían que las personas que habían llevado una vida digna iban a parar a los Campos Elíseos tras la muerte. Este lugar se encontraba en uno de los márgenes del océano que rodeaba el mundo y era un lugar muy hermoso donde las almas de los muertos se dedicaban a practicar o a recitar poesía. Se encontraban a cargo del titán Cronos.

Orfeo y Eurídice: Desconsolado por la muerte de su esposa, la ninfa Eurídice, debido a la picadura de una serpiente, Orfeo, el gran músico, decidió descender a los infiernos para ir a buscarla. Tras encantar a Cerbero con la música de su lira, accedió a los reinos de Hades, quien, junto con su esposa Perséfone, consintió que Eurídice regresara a la superficie con la condición de que ella fuese detrás de Orfeo y el no se volviese hacia atrás para verla, pero la tentación fue demasiado fuerte, estando casi a la salida del inframundo Orfeo se volvió, y Eurídice quedó en los infiernos para siempre.


Tántalo: Tántalo, rey de Lidia (en la actualidad Turquía), dudaba del poder de los dioses, así que los invito a un banquete en el que sirvió a su hijo Pélope para ver quién de ellos descubría lo que comían. Los dioses no tardaron mucho en descubrir el engaño y lo condenaron a permanecer para siempre en el Hades rodeado de comida y bebida pero sin poder acceder a ellas.

Prometeo: El titán Prometeo siempre protegió a los hombres, muchas veces a costa de los propios dioses. Así, en una comida engañó a Zeus de modo que éste se quedara con los huesos, mientras que la carne la reservó para los hombres. Además, él fue quien robó a Hefesto el fuego para llevarlo a los hombres y enseñar a estos el arte de la forja. Como castigo, Zeus encadenó a Prometeo en un a roca donde un águila le devora el hígado; éste; al regenerarse sin fin, permitía que el suplicio durase toda la eternidad.

Sísifo: El rey de Corinto, Sísifo, se negaba a tener un funeral. Hades, ofendido, le envió de nuevo a la superficie para que lo enterraran, pero Sísifo aprovecho la ocasión para volver al trono. Al morir, Hades lo condenó a empujar para siempre una enorme roca hasta lo alto de una ladera.

El Rey midas: Midas era rey de Frigia y, según leyendas, hijo de la diosa Cibeles. Protagoniza dos célebres historias en las que demuestra ser una persona de la más irreflexiva. Que habla mucho antes de pensar en las consecuencias de sus palabras.

Las orejas de Asno: Después de que Apolo se impusiese sobre Marsias en un concurso en el que se intentaba dilucidar quién de los dos tocaba mejor la flauta, Midas intervino diciendo que no estaba de acuerdo con el resultado. Apolo, irritado, hizo que le creciesen dos orejas de asno a modo de castigo. Midas tuvo que camuflarlas debajo el cabello, pero el barbero del rey, el único que sabía la verdad, no tardó mucho en dar a conocer tan humillante secreto.

La tortura del oro: Unos campesinos trajeron ante el rey Midas al sátiro Sileno, adormecido bajo los efectos del vino. Tras reconocerlo como uno de los acompañantes de Dioniso, Midas lo dejó libre. Como agradecimiento, el dios le concedió un deseo, y el rey solicitó que todo lo que tocase se transformase en oro. Todo fue bien hasta que tuvo hambre; descubrió para su pesar que incluso los alimentos y el vino se convertían en oro. Apesadumbrado, imploró a Dioniso que pusiera sin a este tormento; éste, compadecido, le ordenó que se lavase en una fuente donde, desde entonces, abundaron las pepitas de oro.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

En el Hades algunos eran castigados por haber ofendido a los dioses pero el comun de los mortales tenia una existencia sin olor ni sabor. El Hades no era un infierno cristiano. De hecho el paraiso griego "la isla de los bienaventurados" estaba en el Hades. Gracias

Anónimo dijo...

me parecio un comentario esxelente de los dioses yo de niño veia los caballeros del zodiaco y ahi se ve como torturaban a los muertos despues de morir solo hay algo que no esta bien escrito el juez era Aicos no Aecos

Ricky dijo...

Gracias ^^, ya está cambiado =)

david dijo...

oye el de la pagina esta hay cmo te llamas juegas juegos en red man

Ricky dijo...

¿A que tipo de juegos?.
Si que he jugado alguna vez a los juegos On-line.Y con mis amigos a Juegos en red.

Charly García dijo...

buen artículo, me ha ayudado para una cosilla que quería escribir, da gusto encontrar en la red lugares como este.